Déficit de Atención

Es la falta de atención, exceso de actividad, impulsividad o alguna combinación de éstos, que suele ser detectado en la infancia, y dura toda la vida. El trastorno de hiperactividad y déficit de atención (TDA) afecta el desempeño escolar, las relaciones interpersonales y con ello la vida familiar. Los adolescentes y adultos que lo padecen suelen tener a su vez problemas laborales y sociales. En esta sección revisaremos el origen, diagnóstico, y tratamiento de esta condición.

Da CLIK el el vinculo mostrado para saber mas.



Preguntas comunes y sus respuestas: para entender el TDA


¿QUÉ ES EL DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD?

El Trastorno por Déficit de Atención (TDA) con o sin hiperactividad, es el nombre genérico que se usa para distinguir a un grupo de condiciones psicológicas. Cada niño, adolescente, o adulto con TDA es distinto entre sí: hay quienes tienen mayor afección en la atención, o incluso quienes no son hiperactivos y sin embargo se les aplica el mismo diagnostico. Esta realidad es motivo frecuente de confusión para los padres, quienes desechan o niegan el diagnóstico por que su hijo no tiene todos los síntomas "no es hiperactivo" nos dicen o bien "cuando quiere poner atención bien que puede". Consideremos que muchos de los síntomas que distinguen esta condición, no están incluidos en el nombre TDA como son; la impulsividad, los problemas de memoria inmediata, o los problemas de adaptación social, entre otros. El Trastorno por Déficit de Atención (TDA) con o sin hiperactividad es, como analizamos, el nombre de una condición psicológica que solo refleja dos de sus principales síntomas: periodos cortos de atención y la hiperactividad.

¿POR QUÉ SE LE LLAMA TRASTORNO Y NO ENFERMEDAD? Al TDA se le llama trastorno porque es un conjunto de síntomas que tie­nen una causa (etiología) común y que siguen una evolución (curso, pronós­tico) igual. No se usa la palabra enfermedad ya que ésta denota la existencia de una cierta lesión en algún órgano –que en este caso sería el cerebro–, lo cual no es correcto. Es decir, el TDA es una alteración en lo que consideramos como el com­portamiento “normal” de un niño, adolescente o adulto.


¿QUÉ ES EL DÉFICIT DE ATENCIÓN? El déficit de atención se refiere al hecho de que los periodos en los que puede mantenerse la atención tienen una duración insuficiente, lo cual le im­pide al niño realizar actividades académicas en forma efectiva. Para leer, por ejemplo, un renglón necesitamos unos segundos de atención; sin embargo, para leer una página requerimos unos minutos y para un capítu­lo, unos 10 minutos o más de atención. Si un niño no puede mantenerse atento más de unos segundos, entonces no podrá leer una página completa y menos aún un capítulo en una sola ocasión y, por consiguiente, le será muy difícil entender e incluso recordar lo que intenta aprender.

¿QUÉ ES LA HIPERACTIVIDAD? A la hiperactividad se le llama también hipercinesia (o hiperkinesis), y es la actividad psicomotora exagerada. Esto significa que tanto los pensamientos como la actividad física ocurren a una velocidad que consideramos aumentada para la edad del sujeto. Es típico que los niños muevan constantemente las ma­nos y los pies molestando tanto a los adultos como a sus compañeros, “como si tuvieran un motor por dentro”.

¿QUÉ CAUSA EL TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD? Es una condición que, claramente, tiene una base biológica, es decir, el ce­rebro funciona en forma distinta de la normal. En la mayoría de los casos tie­ne un origen hereditario, lo que significa que alguno de los padres la trasmitió a su descendencia; en la minoría de los casos es un efecto secundario, debido a algún daño en el cerebro causado por problemas como falta de oxigeno en el momento del nacimiento, golpes en la cabe­za, infecciones del cerebro, bajo funcionamiento de la tiroides o desnutrición, entre muchos otros.


¿CUÁNDO SE DIAGNOSTICA? Se suele diagnosticar en la niñez temprana; usualmente la psicóloga esco­lar o la profesora informan a los padres sobre la hiperactividad, el problema de atención, la impulsividad o el bajo desempeño escolar de sus hijos. Aunque, en ciertas ocasiones, es factible que se diagnostique en etapas medias de la vida como la adolescencia. En los últimos años, gracias al conocimiento que se tiene a nivel popular del TDA es mas frecuenta que diagnostiquemos adultos e incluso ancianos.

¿Cómo se diagnostica?


El diagnóstico del TDA se hace en base a los síntomas, utilizando cuestionarios validados por alguna institución o universidad, existen varios adaptados al español y a la edad del paciente que comentaremos con mas amplitud en el capitulo correspondiente. En estos cuestionarios se califica el comportamiento del niño, adolescente o adulto haciendo preguntas como esta: ¿interrumpe las conversaciones de los demás? Y luego se escoge entre varias respuestas que denotan la severidad del problema por eso se indica “marque usted la respuesta mas adecuada”: ( ) nunca ( ) a veces ( ) con frecuencia ( ) muy frecuente ( ). Al final se obtiene un puntaje que apoya o desecha el diagnostico. Es importante señalas que el uso de estos instrumentos y el diagnostico se realiza por un profesional calificado para ello.

¿CUÁNDO SE CURA?

 En la mayoría de los casos se trata de un trastorno que acompañará toda la vida a los sujetos que la padecen es decir se nace y muere con el TDA. Sin embargo, a medi­da que el niño madura puede aprender estrategias nuevas y desarrollar habi­lidades específicas para controlar sus síntomas, por ello llega a compensar y manejar efectivamente los síntomas del TDA.


¿EN QUÉ AFECTA TENER DÉFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD?

 En casi todos los niños, el TDA tiene implicaciones negativas, tanto en su desempeño social como en el académico y familiar, de manera que afecta al desarrollo integral del sujeto. No obstante, si logramos diagnosticar a tiempo y dar un tratamiento adecuado a los individuos que padecen este trastorno, podemos cambiar por completo sus perspectivas, convirtiendo el fracaso en éxito y una vida de problemas en una vida de triunfos. Pocas veces la medicina y sus cien­cias afines pueden alterar, a este grado, el presente y futuro de un individuo.


¿QUÉ OTROS NOMBRES SE LE HA DADO AL TDA? 

A través de los años, se han empleado varios nombres para describir al niño que tiene TDA, como son: daño cerebral mínimo; disfunción cerebral mínima, o déficit de la atención, coordinación, control motor y percepción. Recientemente, se han descrito dos subtipos de TDA: con agresividad o con ansiedad.

¿CÓMO SE TRATA EL TDA?

El tratamiento del TDA se realiza mediante varios tipos de terapias, que son: a) Modificación de la conducta del sujeto con TDA y sus familiares. En el caso de un niño se incluye a, sus hermanos, sus padres y, en caso necesario, los profesores escolares. b) Terapias dirigidas a los problemas emocionales, de aprendizaje o para adquirir habilidades y estrategias que permitan dominar los problemas derivados del TDA. c) Medicamentos.

¿SON ÚTILES LOS MEDICAMENTOS EN EL TDA? Cuando están indicados por un profesional especializado son extremada­mente útiles, ya que está científicamente comprobado que reducen los sínto­mas –la inatención o la hiperactividad– y, por tanto, mejoran la calidad de vida de la persona. Sin embargo, hay que considerar que no todos los sujetos con TDA requieren un tratamiento médico con fármacos y que existen terapias alternativas bajo investigación.

¿QUÉ ES LO MEJOR QUE PUEDEN HACER LOS PADRES DE NIÑOS O ADOLESCENTES CON TDA, O LOS ADULTOS CON TDA PARA AYUDARSE?
 Sin lugar a dudas, la acción inmediata más útil es informarse adecuadamen­te sobre los hechos científicos conocidos acerca del TDA. Por ello, recomenda­mos leer éste y otros libros que estén basados en evidencias; asimismo, pueden consultarse los sitios de la red de internet que emanan de organizaciones serias científicas y reconocidas, mismas que incluimos al final de este libro (véase el anexo “Direcciones útiles”). Hay que recordar que la prensa popular, los sitios “basura” de la red, las “amigas”, “comadres” y/o “vecinas” no son personas ni sitios recomendables para obtener información.

En Clínica del Cerebro podemos ayudarle.

2 comentarios:

  1. Gracias por toda esta información relacionada con el déficit atención.
    En ocasiones las personas suelen tener divergencias en las opiniones, lo que genera confusiones y más cuando los médicos no aclaran ciertas cosas, pero esta información es muy util.

    ResponderEliminar
  2. La verdad me ha dado información muy útil gracias por publicar y orientarnos a nosotros los padres,

    ResponderEliminar