Libro CerebroAlma

Tu cerebro y la Yoga

La práctica del yoga nos trae placer. De hecho otras costumbres religiosas como; la oración, o la meditación, producen el mismo efecto. ¿Es causa del cerebro, el alma, o el espíritu?

El el oriente se considera que el éxtasis derivado de la práctica del Yoga, resulta la unión armónica entre alma y cerebro. De hecho, la palabra Yoga significa: “comunión”. En los estudios de neuroimagen de personas en estado de meditación (imagen 1) la parte del cerebro que distingue el yo, del medio ambiente (lóbulo parietal), se desconecta.  Así la; conciencia, ya libre se une al inmenso mar de… ¿el alma?




Imagen 1 Drs. d'Aquili and Newberg entitled, "Religious and Mystical States: A Neuropsychological Substrate" (Zygon 28: 177-200, 1993).


Más interesante aún, el cerebro se transforma constantemente. Es un instrumento para sobrevivir en este mundo, que es muy cambiante. Se ha demostrado que el “cableado” neuronal, de un niño acostumbrado a la violencia, es muy distinto a uno que vive en un medio amigable y estable. Incluso midiendo diversas estructuras cerebrales como la amígdala, se ven diferencias. Aun en el caso de gemelos idénticos, el medio en el que se desarrollan determina diferencias sutiles, pero importantes en su cerebro.

La meditación cambia la estructura del cerebro: para bien, hecho que se ha demostrado en estudios de imagen cerebral y estos cambios son estables y duraderos.




Imagen 2. Mechanisms of white matter changes induced by meditation, Yi-Yuan Tang et al. June 26, 2012 vol. 109 no. 26 10570–10574, PNAS.


En la imagen 2, se muestran las zonas que cambian con la meditación conocidas en conjunto como corteza del cíngulo. El mal funcionamiento de esta parte del cerebro, se asocia a; ciertos tipos de déficit de atención, demencia, depresión o esquizofrenia, entre otros desordenes. Sin embargo, en las personas que meditan, esta parte del cerebro se “re-cablea” de una forma más normal, es decir, mediante esta práctica podemos, aunque sea en parte, normalizar nuestro cerebro. Es decir; el alma si puede curar, o mejorar al cerebro.

Sin embargo: las personas que se encuentran bajo tratamiento psiquiátrico no deben abandonar sus medicamentos, sin supervisión de su médico, en la ilusión de que solo meditando, se va a producir una curación. La ciencia no ha demostrado tal hecho.













No hay comentarios:

Publicar un comentario